Info Uruguay

CARPINTERIAS EN URUGUAY

Publicite en Internet:  VER MAS
Contacto Automotoras

Inmobiliarias

Para Empresas Educación Personajes Farmacias Inicio
 

 

CARPINTERIAS en URUGUAY  - Uruguay

 

 

CARPINTERIAS en Uruguay

ABERTURAS HR.
Dirección: Bv. José  Batlle y Ordóñez 3781
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24803975

ABIMORAD & NOGUEIRA SC
Dirección: Vedia 872
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23551855

ACALAT
Dirección: Gral. J. A. Roletti 3717
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24025604

ANZA CARPINTERIA
Dirección: CORUMBE 4519 A
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22112846

ARATZO CARPINTERIA
Dirección: Núñez de Arce 5039
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25259660

ARCE LTDA
Dirección: Dr. R. Berro 2466
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25254694

ARTRIAN LTDA
Dirección: Rancagua 3440
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22150927

 

BARBOZA CARPINTERIA
Arenal Grande 2680

Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel: 2204 1703

BEDIGIAN, LEVON
Dirección: Av. Belloni, José 4000
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25142855

BEGGY LTDA
Dirección: Chayos 5236
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25130362

Bella Casa
Enviar un email a: Bella Casa Dirección: Grl flores 2576
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22034733

BOMEL SA
Dirección: Cosio, Pedro 2047
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26138954

BORRAZAS, HUGO
Dirección: Pérez, León 3891
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22163021

BUSCHBACH, DESIDERIO
Dirección: Vedia 970
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23090451

CABALLERO, ALEJANDRO
Dirección: Mazangano 786
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23083172

CAMPS Y GONZALEZ
Dirección: Libres 1476
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22092732

CANTO COTELO
Enviar un email a: CANTO COTELO Dirección: V. Yáñez Pinzón 3960
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23096444

CARPINTERIA ABELLA
Enviar un email a: CARPINTERIA ABELLA Dirección: Avellaneda 3914
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25064080

CARPINTERIA BOSCOV
Enviar un email a: CARPINTERIA BOSCOV Dirección: Av. 8 de Octubre 4529
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25079881

CARPINTERIA DA SILVA
Dirección: Cisplatina 1349
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22040587

CARPINTERIA DE LAMBRIZ
Dirección: Pres. Ing. J. Serrato 2897
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25085970

CARPINTERIA DELOOK
Enviar un email a: CARPINTERIA DELOOK Visitar Pagina web de: CARPINTERIA DELOOK Dirección: Serrato 3293
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:

CARPINTERIA EL HORNERO LTDA.
Dirección: Lavalle, Juan 630
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23094557

CARPINTERIA EMILIO ALVAREZ
Dirección: H. Yragoyen 2352
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25252466

CARPINTERIA FORMOSO
Dirección: Democracia 2180
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22093259

CARPINTERIA GRECO
Enviar un email a: CARPINTERIA GRECO Dirección: Comercio 2377
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25085730

CARPINTERIA GUTIERREZ
Dirección: Dr. J. Requena 2181
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24098854

CARPINTERIA HUERTAS SRL.
Enviar un email a: CARPINTERIA HUERTAS SRL. Dirección: Vespucio, Américo 1389
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22091518

Carpintería J. Fraga
Enviar un email a: Carpintería J. Fraga Dirección: San Gabriel 4046bis
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  2215 1965

CARPINTERIA LISBOA SRL.
Dirección: Pres. Ing. J. Serrato 3392
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22153286

CARPINTERIA MADERFORM
Dirección: Fco. J. Muñoz 3150
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26221298

Carpinteria maya
Enviar un email a: carpinteria maya Visitar Pagina web de: carpinteria maya Dirección: colonia esq rivera
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23692051

CARPINTERIAS EN CANELONES


CARPINTERIA MB
Enviar un email a: CARPINTERIA MB Dirección: Canstatt 2979
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24870945

Carpinteria Pablo Santana
Enviar un email a: Carpinteria Pablo Santana Visitar Pagina web de: Carpinteria Pablo Santana Dirección: Tres Cruces
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24816912

CARPINTERIA PIÑA SRL.
Enviar un email a: CARPINTERIA PIÑA SRL. Dirección: Culta, José E 2054
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22094463

CARPINTERIA RUBEN BOERO SA
Dirección: Fray Bentos 3783
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25083718

CARPINTERIA SOCA
Dirección: Av. Gral. E. Garzón 677
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23092562

CARPINTERIA VALLARINO
Enviar un email a: CARPINTERIA VALLARINO Dirección: AV. MARQUEZ CASTRO MANZ. 612 S.6
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  2698 2658

CASAS Y CASAS
Dirección: Capurro 752
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23098128

CASTROMAN, RUBEN
Dirección: Luna, Gral 1219
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22000205

CENTRO CARPINTERO LTDA.
Dirección: Av. Italia 3655
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25065103

CENTRONE & BARCELO
Dirección: Bruselas 4328
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22150604

CHARRUA LTDA.
Dirección: Cno. de los Molinos 5742
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22220304

CIRIGLIANO, MATEO
Dirección: Dr. S. Pérez 2391
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25060361

CUITIÑO, ROBERTO
Enviar un email a: CUITIÑO, ROBERTO Dirección: Isabela 3474
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22164250

CUKIERMAN, LEON
Dirección: Abayubá 2723
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22004154

DA ROSA JORDAN
Dirección: Bogotá 4151
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23110605

DE LOS SANTOS, JUAN C.
Dirección: Villa de Masnou 5829
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26006510

DIE TECHNIK ABERTURAS
Enviar un email a: DIE TECHNIK ABERTURAS Dirección: Bv. Gral. Artigas 648
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  27122326

DOMINGUEZ, JOSE H.
Dirección: Pernambuco 2219
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23111522

DOMINGUEZ, TEOFILO
Enviar un email a: DOMINGUEZ, TEOFILO Dirección: Yaguarí 1939
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22033896

DOVIER LTDA.
Dirección: Dr. M. C. Martínez 2667
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22098203

El Mundo del Telar
Enviar un email a: El Mundo del Telar Dirección: Timbues 4070
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  2211 4591

ENKO SA
Enviar un email a: ENKO SA Dirección: Soler, Mariano 3290
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22001986

ESTILO RURAL
Enviar un email a: ESTILO RURAL Visitar Pagina web de: ESTILO RURAL Dirección: Rio de Janeiro y Rio Rhin
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  2682 6400

GARCIA, WALDIMIRO
Dirección: Solferino 4068
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26133349

GUERRA, D. HIJO
Dirección: Alférez Real 2568
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25081609

GUERRA, HECTOR
Dirección: Cádiz 3020
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24819279
 

HERNANDEZ, EUSEBIO SUC DE.
Dirección: M. Cervantes 1983
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24877645
 

ISIDORO MAESTRO
Enviar un email a: ISIDORO MAESTRO Dirección: Av. Burgues 3581
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22034514

Javier Silveira
Enviar un email a: Javier Silveira Visitar Pagina web de: Javier Silveira Dirección: Julio Herrera y Obes 1100
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:

JORGE ANTIVERO LISMAN
Dirección: Dgo. Aramburú 1416
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22008139

 
L&D
Enviar un email a: L&D Dirección: AV RIVERA 2843
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  27097739

 
LA BUONORA MOLINARI SRL.
Enviar un email a: LA BUONORA MOLINARI SRL. Dirección: Murillo 2640
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25226005

 LEMOS, LUIS
Dirección: H. Yragoyen 1929
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26193130

 
LEMOS, NESTOR
Dirección: Gurméndez 2287
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25061272

 
LOMACO CANDIA ENZA
Dirección: Vidal, Pedro 2376
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24819180

 
LOSADA, ANTONIO
Dirección: Cno. Corrales 4090 b
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22154319

 
LUMIRAL SA
Dirección: Dr. R. Koch 3827
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22009420

 
LUTER SRL
Dirección: Dieulafoy 1328
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23550164

MADERAS SRL.
Enviar un email a: MADERAS SRL. Dirección: Troitiño, Adrián 1988
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26190085

 
MADERPOL SRL
Enviar un email a: MADERPOL SRL Dirección: Hocquard 2120
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24094615

 MARBOR SA
Dirección: Los Plátanos 6222
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23054502

 
MOVEIS INTERNACIONAL
Dirección: Av. Flores, Gral 2731
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22085460

NUÑEZ E HIJO LTDA.
Dirección: Fco. Pizarro 5230
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23201267

NURIT SA
Enviar un email a: NURIT SA Dirección: Regimiento Nº 9 1668
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22036955

PEREZ & PERMUY SRL. J.
Dirección: Gral. J. A. Roletti 3490
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25078466

PEREZ SANNER, URBANO
Dirección: Itacumbú 3919 b
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22154959

RAMOS Y BASIGNANA
Dirección: Siracusa 2143
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26007438

 
RAYMOND E HIJOS SRL
Dirección: Fomento 1730
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22008147

RODRIGUEZ, ENRIQUE
Dirección: Ramallo 1979
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25082609

SANITARIA DIONISIO
Dirección: López, Dionisio 2010
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25075847

SANTIN HNOS. SRL.
Enviar un email a: SANTIN HNOS. SRL. Dirección: Bv. J. B. y Ordóñez 2973
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24819891

SCAVONE LTDA
Dirección: J. Echegaray 2211
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25076080

SENJANOVICH & APARICIO SA.
Dirección: Isla de Flores 1627
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24086867

SIERRA, ROBERTO
Dirección: Logroño 1322
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23590212

 SOCA´S LTDA
Dirección: Av. Millán 4590
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23055802
 

STOLAR SA
Dirección: Comercio 2060
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25086460

 
TABAREZ SRL
Dirección: Restauración 4425
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25072985

 
TALLERES DON BOSCO
Dirección: Maldonado 2125
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24004125

 
TECNOMADERA LTDA.
Enviar un email a: TECNOMADERA LTDA. Visitar Pagina web de: TECNOMADERA LTDA. Dirección: Constituyente 1973
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24009011

 
TOMYL SA
Dirección: Blandengues 1926
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22036831

TRAMA, VICTOR
Dirección: Fco. Llambí 1439
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26229479

TURNES SA
Dirección: Latorre, Andrés 4666
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  25086167

 Unimel S.A.
Enviar un email a: Unimel S.A. Visitar Pagina web de: Unimel S.A. Dirección: San Petesburgo 4221
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  2215 0354

 VALSAIN LTDA
Dirección: Fco. Arrieta 3024
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24817939

 
VAZQUEZ Y GARCIA SRL.
Dirección: Dr. L. Melián Lafinur 1970
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22095602

 
VELOSO LTDA
Dirección: Buricayupí 3235
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  23080613

 VIDELA, ALFREDO
Dirección: Mburucuyá 2314
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  24015196

 
YENNY LTDA
Dirección: Cno. C. Linneo 4151
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  22223919

 
ZARATE MAMPARAS
Dirección: Troitiño, Adrián 1988
Rubro: Carpinterias en Uruguay - Tel:  26130559
 

                                                                       - volver -

 

Adsense

JESUS DE NAZARET, EL CARPINTERO MAS FAMOSO:

Jesús de Nazaret.

Si de carpinterias y carpinteros se trata, nos viene a la mente recordar al más famoso.

José (padre de Jesús) era carpintero, su empresa era una carpinteria y en ella seguramente aprendió Jesús su oficio, en realidad uno de ellos, porque además de carpintero se transformó nada menos que en el Hijo de Dios y también en el Dios mismo.

Lo que sigue es la historia de Jesús de Nazaret contada en Wikipedia.org..

Jesús de Nazaret, también conocido como Jesús, Cristo o Jesucristo, es la figura central del cristianismo. Para la mayoría de las denominaciones cristianas, es el Hijo de Dios y, por extensión, la encarnación de Dios mismo. Su importancia estriba asimismo en la creencia de que, con su muerte y posterior resurrección, redimió al género humano. En el islam, donde es conocido por el nombre de Isa, lo consideran también como uno de sus profetas más importantes. Es uno de los personajes que han ejercido una mayor influencia en la cultura occidental.

Según la opinión mayoritariamente aceptada en medios académicos, basada en una lectura crítica de los textos sobre su figura,[1] Jesús de Nazaret fue un predicador judío[2] que vivió a comienzos del siglo I en las regiones de Galilea y Judea y fue crucificado en Jerusalén en torno al año 30.

Lo que se conoce de Jesús depende casi absolutamente de la tradición cristiana, especialmente de la utilizada para la composición de los evangelios sinópticos, redactados, según opinión mayoritaria, unos 30 ó 40 años, como mínimo, después de su muerte. La mayoría de los estudiosos considera que mediante el estudio de los evangelios es posible reconstruir tradiciones que se remontan a contemporáneos de Jesús, aunque existen grandes discrepancias entre los investigadores en cuanto a los métodos de análisis de los textos y las conclusiones que de ellos pueden extraerse.

Jesús en el Nuevo Testamento

Lo que figura a continuación es un relato de la vida de Jesús tal y como aparece en los cuatro evangelios incluidos en el Nuevo Testamento, considerados libros sagrados por todas las confesiones cristianas. El relato evangélico es la fuente principal para el conocimiento de Jesús, y constituye la base de las interpretaciones que de su figura hacen las diferentes ramas del cristianismo. Aunque puede contener elementos históricos, expresa fundamentalmente la fe de las comunidades cristianas en la época en que estos textos fueron escritos, y la visión que por entonces tenían de Jesús de Nazaret.
Nacimiento e infancia
La Sagrada Familia (José, María y Jesús, con Isabel y su hijo Juan el Bautista, parientes de Jesús según el Evangelio de Lucas. Pintura de Rafael, 1507.

Los relatos referentes al nacimiento e infancia de Jesús proceden exclusivamente de los evangelios de Mateo (Mt 1,18-2,23) y de Lucas (Lc 1,5-2,52).[4] No hay relatos de este tipo en los evangelios de Marcos y Juan. Las narraciones de Mateo y Lucas difieren entre sí:

* Según Mateo, María y su esposo, José, viven (según parece, pues no se relata ningún viaje[5] ) en Belén. María queda inesperadamente embarazada y José resuelve repudiarla, pero un ángel le anuncia en sueños que el embarazo de María es obra del Espíritu Santo y profetiza, con palabras del profeta Isaías (Is 7,14),[6] que su hijo será el Mesías que esperan los judíos (Mt 1,19-21).[7] Unos magos de Oriente llegan a Jerusalén preguntando por el "rey de los judíos que acaba de nacer" con la intención de adorarlo, lo que alerta al rey de Judea, Herodes el Grande, que decide acabar con el posible rival. Los magos, guiados por una estrella, llegan a Belén y adoran al niño. De nuevo, el ángel visita a José (Mt 2,13) y le advierte de la inminente persecución de Herodes, por lo que la familia huye a Egipto y permanece allí hasta la muerte del monarca (de nuevo notificada a José por el ángel, que se le presenta por tercera vez: Mt 2,19-29).[9] Entonces, José se instala con su familia en Nazaret, en Galilea.

* En el evangelio de Lucas, María y José viven en la ciudad galilea de Nazaret. La historia de la concepción de Jesús se entrelaza aquí con la de Juan el Bautista —ya que en este evangelio María e Isabel, madre del Bautista, son parientes— y el nacimiento de Jesús es notificado a María por el ángel Gabriel (lo que se conoce como Anunciación: Lc 1,26-38). El emperador Augusto ordena un censo en el cual cada uno debe empadronarse en su lugar de nacimiento y José debe viajar a Belén, por ser originario de este lugar. Jesús nace en Belén mientras se encuentran de viaje y es adorado por pastores. Lucas añade además breves relatos sobre la circuncisión de Jesús, sobre su presentación en el Templo y su encuentro con los doctores en el Templo de Jerusalén, en un viaje realizado con motivo de la Pascua, cuando contaba doce años.

En los evangelios de Mateo y de Lucas aparecen sendas genealogías de Jesús (Mt 1, 2-16; Lc 3, 23-38).[13] La de Mateo se remonta al patriarca Abraham, y la de Lucas a Adán, el primer hombre según el Génesis. Estas dos genealogías son idénticas entre Abrahán y David, pero difieren a partir de este último, ya que la de Mateo hace a Jesús descendiente de Salomón, mientras que, según Lucas, su linaje procedería de Natam, otro de los hijos de David. En ambos casos, lo que se muestra es la ascendencia de José, a pesar de que, según los relatos de la infancia, éste solo habría sido el padre putativo de Jesús.
Bautismo y tentaciones.

La llegada de Jesús fue profetizada por Juan el Bautista (su primo según el Evangelio de Lucas),[14] por quien Jesús fue bautizado en el río Jordán.[15] Durante el bautismo, el Espíritu de Dios, en forma de paloma, descendió sobre Jesús, y se escuchó la voz de Dios.

Según los sinópticos, el Espíritu condujo a Jesús al desierto, donde ayunó durante cuarenta días y superó las tentaciones a las que fue sometido por el DemonioNo se menciona este episodio en el Evangelio de Juan. Después Jesús marchó a Galilea, se estableció en Cafarnaún, y comenzó a predicar la llegada del Reino de Dios.

Vida pública

Acompañado por sus seguidores, Jesús recorrió las regiones de Galilea y Judea predicando el evangelio y realizando numerosos milagros. El orden de los hechos y dichos de Jesús varía según los diferentes relatos evangélicos. Tampoco se indica cuánto tiempo duró la vida pública de Jesús, aunque el Evangelio de Juan menciona que Jesús celebró la fiesta anual de la Pascua judía (Pésaj) en Jerusalén en tres ocasiones. Los sinópticos se refieren solo a una fiesta de Pascua, durante la cual Jesús fue crucificado.

Gran parte de los hechos de la vida pública de Jesús narrados en los evangelios tienen como escenario la zona septentrional de Galilea, en las cercanías del mar de Tiberíades, o lago de Genesaret, especialmente la ciudad de Cafarnaúm, pero también otras, como Corozaín o Betsaida.También visitó, en el sur de la región, localidades como Caná o Naín, y la aldea en la que se había criado, Nazaret, donde fue recibido con hostilidad por sus antiguos convecinosSu predicación se extendió también a Judea (según el Evangelio de Juan, visitó Jerusalén en tres ocasiones desde el comienzo de su vida pública), y estuvo en Jericó y Betania (donde resucitó a Lázaro).

Escogió a sus principales seguidores (llamados en los evangelios Apóstoles; en griego, «enviados»), en número de doce, de entre el pueblo de Galilea. En los sinópticos se menciona la lista siguiente: Simón, llamado Pedro y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo; Simón el Zelote y Judas Iscariote, el que posteriormente traicionaría a Jesús (Mt 10,2-4; Mc 3,16-19; Lc 6, 13-16). Algunos de ellos eran pescadores, como las dos parejas de hermanos formadas respectivamente por Pedro y Andrés, y Juan y Santiago. Mateo se identifica generalmente con Leví el de Alfeo, un publicano de quien en los tres sinópticos se relata brevemente cómo fue llamado por Jesús (Mt 9,9; Mc 2,14; Lc 5,27-28).lo que acarreó a Jesús numerosos reproches de los fariseos.

El Evangelio de Juan sólo menciona los nombres de nueve de los apóstoles, aunque en varios pasajes hace referencia a que eran doce.

Predicó tanto en sinagogas como al aire libre, y las muchedumbres se congregaban para escuchar sus palabras. Entre sus discursos, destaca el llamado Sermón de la Montaña, en el Evangelio de Mateo (Mt 5-7). Utilizó a menudo parábolas para explicar a sus seguidores el Reino de Dios. Las parábolas de Jesús son breves relatos cuyo contenido es enigmático (a menudo han de ser después explicadas por Jesús). Tienen en general un contenido escatológico y aparecen exclusivamente en los evangelios sinópticos. Entre las más conocidas están la parábola del sembrador (Mt 13,3-9; Mc 4,3-9; Lc 8,5-8), cuyo significado explica Jesús a continuación; la de la semilla que crece (Mc 4,26-29); la del grano de mostaza (Mt 13,31-32; Mc 4,30-32), la de la cizaña (Mt 13,24-30), la de la oveja perdida (Mt 18,12-14; Lc 15,3-7), la del siervo despiadado (Mt 18, 23-35), la de los obreros enviados a la viña (Mt 20,1-16), la de los dos hijos (Mt 21,28-32), la de los viñadores homicidas (Mt 21,33-42; Mc 12,1-11; Lc 20,9-18); la de los invitados a la boda (Mt 22, 1-14), la de las diez vírgenes (Mt 25,1-13), la de los talentos (Mt 25,14-30; Lc 19,12-27). Dos de las más conocidas aparecen solo en el Evangelio de Lucas: se trata de las parábolas del samaritano (Lc 10,30-37) y del hijo pródigo (Lc 15,11-32). En las parábolas, utiliza Jesús frecuentemente imágenes relacionadas con la vida campesina.

Mantuvo controversias con miembros de algunas de las más importantes sectas religiosas del judaísmo, y muy especialmente con los fariseos, a quienes acusó de hipocresía y de no cuidar lo más importante de la Torá: la justicia, la compasión y la lealtad (Mt 12, 38-40; Lc 20, 45-47)

La originalidad de su mensaje radicaba en la insistencia en el amor al enemigo (Mt 5,38-48;Lc 6, 27-36) así como en su relación estrechísima con Dios a quien llamaba en arameo con la expresión familiar Abba (Padre) que ni Marcos (Mc 14,36) ni Pablo (Rm 8, 15; Gal 4, 6) traducen. Se trata de un Dios cercano que busca a los marginados, a los oprimidos (Lc 4, 18) y a los pecadores (Lc 15) para ofrecerles su misericordia. La oración del Padre nuestro (Mt 6,9-13: Lc 11,1-4), que recomendó utilizar a sus seguidores, es clara expresión de esta relación de cercanía con Dios antes mencionada.

Milagros

La resurrección de Lázaro por Giotto di Bondone (siglo XIV).
Artículo principal: Milagros de Jesús

Según los evangelios, durante su ministerio Jesús realizó varios milagros. En total, en los cuatro evangelios canónicos se narran veintisiete milagros, de los cuales catorce son curaciones de distintas enfermedades, cinco exorcismos, tres resurrecciones, dos prodigios de tipo natural y tres signos extraordinarios.

Los evangelios narran las siguientes curaciones milagrosas obradas por Jesús:

1. Sanó la fiebre de la suegra de Pedro, en su casa en Cafarnaúm, tomándola de la mano (Mc 1,29-31; Mt 5,14-15; Lc 4,38-39);
2. Sanó a un leproso galileo mediante la palabra y el contacto de su mano (Mc 1,40-45; Mt 8,1-4; Lc 5,12-16);
3. Sanó a un paralítico en Cafarnaúm que le fue presentado en una camilla y al que había perdonado sus pecados, ordenándole que se levantara y se fuera a su casa (Mc 2, 1-12; Mt 9,1-8; Lc 5,17-26);
4. Sanó a un hombre con la mano seca en sábado en una sinagoga, mediante la palabra (Mc 3,1-6; Mt 12,9-14;Lc 6,6-11);
5. Sanó a una mujer que padecía flujo de sangre, que sanó al tocar el vestido de Jesús (Mc 5,25-34; Mt 9,18-26; Lc 8,40-56);
6. Sanó a un sordomudo en la Decápolis metiéndole los dedos en los oídos, escupiendo, tocándole la lengua y diciendo: "Effatá", que significa "ábrete" (Mc 7,31-37);
7. Sanó a un ciego en Betsaida poniéndole saliva en los ojos e imponiéndole las manos (Mc 8,22-26);
8. Sanó a Bartimeo, el ciego de Jericó (Mt 20,29-34; Mc 10,46-52; Lc 18,35-45);
9. Sanó a distancia al criado del centurión de Cafarnaúm (Mt 8,5-13, Lc 7,1-10, Jn 4,43-54; Jn 4,43-54);[28]
10. Sanó a una mujer que estaba encorvada y no podía enderezarse, mediante la palabra y la imposición de manos (Lc 13,10-17). Esta curación tuvo lugar también en sábado y en una sinagoga;
11. Sanó a un hidrópico en sábado, en casa de uno de los principales fariseos (Lc 14, 1-6).
12. Sanó a diez leprosos, que encontró de camino a Jerusalén, mediante la palabra (Lc 17,11-19).
13. Sanó a un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo, en Jerusalén, en sábado (Jn 5,1-9).
14. Sanó a un ciego de nacimiento untándolo con lodo y saliva, tras lo cual le ordenó lavarse en la piscina de Siloé (Jn 9,1-12).

* En los evangelios canónicos aparecen cinco relatos de expulsiones de espíritus impuros (exorcismos) realizados por Jesús:

1. Expulsó a un demonio en la sinagoga de Cafarnaúm (Mc 1,21-28; Lc 4,31-37);
2. a otro en la región de Gerasa (Mt 8,28-34; Mc 5,1-21; Lc 8,26-39);
3. a otro que poseía a la hija de una mujer sirofenicia (Mt 15,21-28; Mc 7,24-30);
4. a otro que atormentaba a un epiléptico (Mt 17,20-24; Mc 9,14-27; Lc 9,37-43);
5. a un "demonio mudo" (Lc 11,14; Mt 12,22).

Además, hay varios pasajes que hacen referencia de modo genérico a exorcismos de Jesús (Mc 1,32-34;Mc 3,10-12).

* Según los evangelios, Jesús obró tres resurrecciones:

1. Resucitó una niña de doce años, la hija de Jairo (Mc 5,21-24, Mt 9,18-26, Lc 8,40-56). Jesús afirmó que la niña no estaba muerta, sino solo dormida (Mt 9,24;Mc 5,39;Lc 8,52).
2. al hijo de la viuda de Naín (Lc 7,11-17).
3. a Lázaro (Jn 11,1-44).

* Jesús obró también, según los evangelios, dos prodigios de tipo natural, en los que se pone de manifiesto la obediencia de las fuerzas naturales (el mar y el viento) a su autoridad.

1. Jesús ordena a la tempestad que se calme y ésta obedece (Mt 8,23-27; Mc 4,35-41; Lc 8,22-25).
2. Jesús camina sobre las aguas (Mt 14,22-33; Mc 6,45-52; Jn 6,16-21).

* Tres signos extraordinarios, que tienen un sentido acusadamente simbólico:

1. Multiplicación de los panes y los peces. Es el único de todos los milagros de Jesús que es registrado por todos los evangelios (Mc 6,32-44; Mt|14,13-21; Lc 9,10-17; Jn 6,1-13). Ocurre en dos ocasiones según los evangelios de Marcos (Mc 8,1-10) y Mateo (Mt 15,32-39);
2. la pesca milagrosa (Lc 5,1-11; Jn 21,1-19);
3. la conversión del agua en vino en las bodas de Caná (Jn 2,1-11).

En esos tiempos, los escribas, fariseos y otros, atribuyeron a una confabulación con Belcebú este poder de expulsar a los demonios. Jesús se defendió enérgicamente de estas acusaciones.[29] Según los relatos evangélicos, Jesús no solo tenía el poder de expulsar demonios, sino que transmitió ese poder a sus seguidores.[30] Incluso se menciona el caso de un hombre que, sin ser seguidor de Jesús, expulsaba con éxito demonios en su nombre.

Los evangelios sinópticosrelatan que Jesús subió a un monte a orar con algunos de los apóstoles, y mientras oraba se transformó el aspecto de su rostro, y su vestido se volvió blanco y resplandeciente. Aparecieron junto a él Moisés y Elías. Los apóstoles dormían mientras tanto, pero al despertar vieron a Jesús junto a Moisés y Elías. Pedro sugirió que hicieran tres tiendas: para Jesús, Moisés y Elías. Entonces apareció una nube y se oyó una voz celestial, que dijo: "Éste es mi Hijo elegido, escuchadle". Los discípulos no contaron lo que habían visto.

Pasión

Según los cuatro evangelios, Jesús fue con sus seguidores a Jerusalén para celebrar allí la fiesta de Pascua. Entró a lomos de un asno, para que se cumplieran las palabras del profeta Zacarías (Zc 9:9: "He aquí que tu rey viene a ti, manso y montado sobre un asno, sobre un pollino hijo de una bestia de carga"). Fue recibido por una multitud, que lo aclamó como "hijo de David" (según el Evangelio de Lucas, fue aclamado solo por sus discípulos).[33] En los evangelios de Lucas y de Juan, Jesús es aclamado como rey.

Según los evangelios sinópticos, a continuación fue al Templo de Jerusalén, y expulsó de allí a los cambistas y a los vendedores de animales para los sacrificios rituales[34] (el Evangelio de Juan, en cambio, sitúa este episodio al comienzo de la vida pública de Jesús, y lo relaciona con una profecía sobre la destrucción del Templo).[35] Vaticinó la destrucción del Templo[36] y otros acontecimientos futuros.

En Betania, cerca de Jerusalén, fue ungido con perfumes por una mujer.Según los sinópticos, la noche de Pascua cenó en Jerusalén con los Apóstoles, en lo que la tradición cristiana designa como Última Cena. En el transcurso de esta cena pascual, Jesús predijo que sería traicionado por uno de los Apóstoles, Judas Iscariote. Tomó pan en las manos, diciendo "Tomad y comed, éste es mi cuerpo" y, a continuación, cogiendo un cáliz de vino, dijo: "Bebed de él todos, porque ésta es la sangre de la Alianza, que será derramada por la multitud para la remisión de los pecados".[38] Profetizó también, según los sinópticos, que no volvería a beber vino hasta que no lo bebiera de nuevo en el Reino de Dios.

Arresto

Tras la cena, según los sinópticos, Jesús y sus discípulos fueron a orar al huerto de Getsemaní. Los apóstoles, en lugar de orar, se quedaron dormidos, y Jesús sufrió un momento de fuerte angustia con respecto a su destino, aunque decidió acatar la voluntad de Dios.

Judas había efectivamente traicionado a Jesús, para entregarlo a los príncipes de los sacerdotes y los ancianos de Jerusalén a cambio de treinta piezas de plata.[42] Acompañado de un grupo armado de espadas y garrotes, enviado por los príncipes de los sacerdotes y los ancianos, llegó a Getsemaní y reveló la identidad de Jesús besándole la mejilla. Jesús fue arrestado. Por parte de sus seguidores hubo un conato de resistencia, pero finalmente todos se dispersaron y huyeron.

Juicio

Tras su detención, Jesús fue llevado al palacio del sumo sacerdote Caifás (según el Evangelio de Juan, fue llevado primero a casa de Anás, suegro de Caifás). Allí fue juzgado ante el Sanedrín. Se presentaron falsos testigos, pero como sus testimonios no coincidían no fueron aceptados. Finalmente, Caifás preguntó directamente a Jesús si era el Mesías, y Jesús dijo: "Tú lo has dicho". El sumo sacerdote se rasgó las vestiduras ante lo que consideraba una blasfemia. Los miembros del Sanedrín escarnecieron cruelmente a Jesús.[44] En el Evangelio de Juan, Jesús fue llevado primero ante Anás y luego ante Caifás. Solo se detalla el interrogatorio ante Anás, bastante diferente del que aparece en los sinópticos.[45] Pedro, que había seguido a Jesús en secreto tras su detención, se encontraba oculto entre los sirvientes del sumo sacerdote. Reconocido como discípulo de Jesús por los sirvientes, le negó tres veces (dos según el Evangelio de Juan), como Jesús le había profetizado.

A la mañana siguiente, Jesús fue llevado ante Poncio Pilato, el procurador[47] romano. Tras interrogarle, Pilato no le halló culpable, y pidió a la muchedumbre que eligiera entre liberar a Jesús o a un conocido bandido, llamado Barrabás. La multitud, persuadida por los príncipes de los sacerdotes, pidió que se liberase a Barrabás, y que Jesús fuese crucificado. Pilato se lavó simbólicamente las manos para expresar su inocencia de la muerte de Jesús.

Crucifixión

Jesús fue azotado, lo vistieron con un manto rojo, le pusieron en la cabeza una corona de espinas y una caña en su mano derecha. Los soldados romanos se burlaban de él diciendo: "Salud, rey de los Judíos".[49] Fue obligado a cargar la cruz en la que iba a ser crucificado hasta un lugar llamado Gólgota, que significa, en arameo, "lugar del cráneo". Le ayudó a llevar la cruz un hombre llamado Simón de Cirene.

Dieron de beber a Jesús vino con hiel. Él probó pero no quiso tomarlo. Tras crucificarlo, los soldados se repartieron sus vestiduras. En la cruz, sobre su cabeza, pusieron un cartel en arameo, griego y latín con el motivo de su condena: "Este es Jesús, el Rey de los Judíos", que a menudo en pinturas se abrevia INRI ("Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum", literalmente "Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos"). Fue crucificado entre dos ladrones.[50]

Hacia las tres de la tarde, Jesús exclamó: "Elí, Elí, lemá sabactani", que en arameo significa: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?", según los evangelios de Mateo y Marcos.[51] Las palabras finales de Jesús difieren en los otros dos evangelios.[52] También hay diferencia entre los evangelios en cuanto a qué discípulos de Jesús estuvieron presentes en su crucifixión: en Mateo y Marcos, son varias de las mujeres seguidoras de Jesús; en el Evangelio de Juan se menciona también a la madre de Jesús y al "discípulo a quien amaba" (según la tradición cristiana, se trataría del apóstol Juan, aunque en el texto del evangelio no se menciona su nombre).

Sepultura

Un seguidor de Jesús, llamado José de Arimatea, solicitó a Pilato el cuerpo de Jesús la misma tarde del viernes en que había muerto, y lo depositó, envuelto en una sábana, en un sepulcro excavado en la roca. Cubrió el sepulcro con una gran piedra.[53] Según el Evangelio de Mateo (no se menciona en los otros evangelios), al día siguiente, los "príncipes de los sacerdotes y los fariseos" pidieron a Pilato que colocase frente al sepulcro una guardia armada, para evitar que los seguidores de Jesús robasen su cuerpo y difundieran el rumor de que había resucitado. Pilato accedió.

Resurrección y ascensión

Los cuatro evangelios relatan que Jesús resucitó de entre los muertos al tercer día después de su muerte y se apareció a sus discípulos en varias ocasiones.[55] En todos ellos, la primera en descubrir la resurrección de Jesús es María Magdalena. Dos de los evangelios (Marcos y Lucas) relatan también su ascensión a los cielos. Los relatos sobre Jesús resucitado varían, sin embargo, según los evangelios:

* En el Evangelio de Mateo, María Magdalena y "la otra María" fueron al sepulcro en la mañana del domingo. Sobrevino un terremoto, y un ángel vestido de blanco removió la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. Los guardias, que presenciaron la escena, temblaron de miedo y "se quedaron como muertos" (Mt 28, 1-4). El ángel anunció a las mujeres la resurrección de Jesús, y les encargó que dijeran a los discípulos que fueran a Galilea, donde podrían verle. Al regresar, el propio Jesús les salió al encuentro, y les repitió que dijeran a los discípulos que fueran a Galilea (Mt 28, 5-10). Entre tanto, los guardias avisaron a los príncipes de los sacerdotes de lo ocurrido. Éstos les sobornaron para que divulgaran la idea de que los discípulos de Jesús habían robado su cuerpo (Mt 28, 11-15). Los once apóstoles fueron a Galilea, y Jesús les hizo el encargo de predicar el evangelio (Mt 28, 16-20).

* En el Evangelio de Marcos, tres seguidoras de Jesús, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé, fueron al sepulcro el domingo, muy de mañana, con la intención de ungir a Jesús con perfumes (Mc 16, 1-2). Vieron que la piedra que cubría el sepulcro estaba removida. Dentro del sepulcro, descubrieron a un joven vestido con una túnica blanca, quien les anunció que Jesús había resucitado, y les ordenó que dijesen a los discípulos y a Pedro que fuesen a Galilea para allí ver a Jesús. Se indica que María y sus compañeras no dijeron nada a nadie, pues tenían miedo (Mc 16, 3-8). A continuación, se dice que Jesús se apareció a María Magdalena (sin mencionar a las otras mujeres), y que esta dio al resto de los seguidores de Jesús la buena noticia, pero no fue creída (Mc 16, 9-11). Jesús volvió a aparecerse, esta vez a dos que iban de camino: cuando estos discípulos contaron lo ocurrido, tampoco se les creyó (Mc 16, 12-13). Finalmente, se apareció a los once apóstoles, a los que reprendió por no haber creído en su resurrección. Les encomendó predicar el evangelio, y subió a los cielos, donde está sentado a la derecha de Dios (Mc 16, 14-20).

* En el Evangelio de Lucas, algunas mujeres, María Magdalena, Juana y María de Santiago, y otras cuyos nombres no se mencionan, acudieron al sepulcro para ungir a Jesús con perfumes. Encontraron removida la piedra del sepulcro, entraron en él y no encontraron el cuerpo (Lc 24, 1-3). Entonces se les aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes, quienes les anunciaron la resurrección de Jesús (Lc 24, 4-7). Las mujeres anunciaron la resurrección a los apóstoles, pero estos no las creyeron (Lc 24,8-11), excepto Pedro, que fue al sepulcro y comprobó que el cuerpo había desaparecido (Lc 24, 12). Ese mismo día, Jesús se apareció a dos discípulos que caminaban de Jerusalén a Emaús, que lo reconocieron en el momento de la fracción del pan (Lc 24, 13-35). Poco después se presentó ante los once, que creyeron que se trataba de un espíritu, pero les demostró que era él en carne y huesos, y comió en su presencia (Lc24,36-43). Les explicó el sentido de su muerte y resurrección (Lc 24,44-49), y, más tarde, los llevó cerca de Betania, donde ascendió al cielo (Lc 24,50-53).

* En el Evangelio de Juan, María Magdalena fue al sepulcro muy de madrugada y descubrió que la piedra había sido removida. Corrió en busca de Pedro y del "discípulo a quien Jesús amaba" para avisarles (Jn 20,1-2). Los dos corrieron hacia el sepulcro. El discípulo amado llegó primero, pero no entró en el sepulcro. Pedro entró primero y vio las fajas y el sudario, pero no el cuerpo. El otro discípulo entró después, "y vio y creyó" (Jn 20, 3-10). Magdalena se quedó fuera, y se le aparecieron dos ángeles vestidos de blanco. Le preguntaron: "¿Por qué lloras, mujer?", y ella contestó: "Porque han tomado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto". Se volvió hacia atrás, y vio a Jesús resucitado, quien le preguntó a su vez por qué lloraba. Magdalena le confundió con el hortelano, y le preguntó dónde había puesto a Jesús. Jesús la llamó: "¡María!", y ella lo reconoció, respondiendo: "¡Rabbuní!". Jesús le pidió que no lo tocara, ya que aún no había subido al Padre, y pidió que avisara a sus hermanos de que iba a subir al Padre. Magdalena fue a anunciar lo ocurrido a los discípulos (Jn 20, 11-18). Ese mismo día, por la tarde, Jesús se apareció al lugar en que los discípulos se encontraban ocultos por temor de los judíos. Les saludó diciendo "La paz sea con vosotros", les mostró la mano y el costado, y, soplando, les envió el Espíritu Santo. Uno de los once, Tomás, no estaba con el resto cuando tuvo lugar la aparición de Jesús, y no creyó que el aparecido fuera realmente Jesús (Jn 20, 19-25). Ocho días después, Jesús volvió a aparecerse a todos los discípulos, incluido Tomás. Para vencer su incredulidad, Jesús le dijo que tocara su mano y su costado. Tomás creyó en él (Jn 20, 26-29). Más adelante, Jesús volvió a aparecerse a siete de sus discípulos cuando estaban pescando junto al Mar de Tiberiades. No habían pescado nada; les pidió que volvieran a echar la red y la sacaron llena de peces. Entonces lo reconocieron, y comieron con él panes y peces (Jn 21,1-14). Tras esto, se relata una conversación entre Jesús y Pedro, en la que interviene también el "discípulo amado" (Jn 21,15-23).

Profecías en el Antiguo Testamento concernientes a Jesús

Según los autores del Nuevo Testamento, la vida de Jesús supuso el cumplimiento de algunas profecías formuladas en ciertos libros del Antiguo Testamento. Los libros bíblicos más citados en este sentido por los primeros cristianos fueron Isaías, Jeremías, los Salmos, Zacarías, Miqueas y Oseas. Para los autores del Nuevo Testamento, en una visión compartida por los cristianos posteriores, en estos textos se anuncia la venida de Jesús de Nazaret, que sería el Mesías que esperaba el pueblo de Israel. A menudo los redactores de los evangelios, sobre todo el autor del Evangelio de Mateo, citan explícitamente estos textos para subrayar el cumplimiento de estas profecías en la vida y muerte de Jesús. Entre otras cosas, consideran que fueron profetizadas las circunstancias y el lugar de nacimiento de Jesús (Is 7,14; Miq 5,2);su relación con Galilea (Is 9,1);[58] su condición mesiánica (Is 9, 6-7; Is 11, 1-9; Is 15, 5);[59] el papel de precursor de Juan el Bautista (Is 40,3)[60] e incluso su pasión y muerte sacrificial (a este respecto se citan sobre todo cuatro poemas, incluidos en el Deutero Isaías, o "Segundo Isaías",[61] que presentan la figura de un "Siervo de Yahvé",[62] a cuyo sacrificio se atribuye un valor redentor, pero también otros muchos pasajes.

Los judíos, que también consideran sagrados estos libros, no aceptan la creencia cristiana de que estas profecías se refieren a Jesús de Nazaret. Para la investigación histórica actual, el principal interrogante es hasta qué punto estos libros contribuyeron a moldear los relatos evangélicos.

- volver -